Arquitectura

LA DAMA DE ROJO. La catedral de Notre-Dame de Estrasburgo, con su vestido de arenisca roja, es un pretexto, un monumental pretexto, para hablar de una ciudad vibrante en la frontera entre Francia y Alemania.

UNA CABEZA EN MEDIO DE PARÍS. En el centro de París hay un parque, y al lado un centro comercial, y al lado una escultura, y al lado una iglesia…

AMIENS, UNA CATEDRAL EN PENUMBRA. Las malas restauraciones y el pobre estado de las vidrieras oscurecen el interior de la catedral más grande de Francia. Magnífica por fuera, decepcionante por dentro.

BAILE DE LUCES EN PARÍS. Una estancia rodeada por quince vidrieras y la luz natural tan preciada en París hacen posible que el visitante a la Sainte-Chapelle entre en un inolvidable juego de luz y color.

Anuncios

Un paseo por los caminos de la historia del arte

A %d blogueros les gusta esto: