Homenaje al clasicismo

Miguel Ángel, 'David', 1501-04

La admiración aumenta diametralmente a cada paso que doy. Un pasillo no muy largo me separa del mítico David de Miguel Ángel. Una escultura de 4,34 metros de altura sobre un pedestal de 2 metros forma un conjunto colosal. La pequeña linterna que hay sobre la cúpula que lo cubre ilumina la figura, le da solemnidad y presencia, como si ya de por sí tuviese poca. En este momento, los esclavos inacabados del propio artista florentino que custodian el recorrido pasan desapercibidos para mí. Sólo puedo mirar al frente, a mi sueño.

El David impresiona sólo por leerlo, por oírlo comentar, por estudiarlo. Con 14 años, en clase de Sociales en el colegio, todavía no tenía ningún tipo de conciencia artística ni el más mínimo interés por ella. Pero oír hablar del David despertó el deseo de ir a verle; “es impresionante”, decían unos, “es perfecta”, leía en todas partes.

El sueño se cumplió dos años más tarde, después de soportar la cola a la entrada de la Galleria dell’Accademia de Florencia, en la via Ricasoli, cuyos muros recuerdan todos los viajes de fin de curso que han pasado por allí. Había leído que la figura representaba a David con la honda con la que mató al gigante Goliat. Desde luego, la mirada ya amenaza la batalla; David frunce el ceño en señal de tensión, mira de reojo de manera penetrante; es la terribilitá característica de Miguel Ángel, la traducción pétrea del dramatismo de la figura. Las venas de la mano derecha están enervadas; David encierra su furia bajo una capa de mármol.

   

Me lo explicaron como paradigma de la escultura renacentista del siglo XVI por el homenaje que supone a los cánones clásicos. La figura está en contrapposto, el gesto natural de apoyarse sobre una sola pierna, que implica la reacción del hombro que cae, muy al estilo de Policleto. Este descubrimiento en el siglo V a.C. rompió con la ley de frontalidad y colmó a los artistas del momento, que ansiaban la representación del movimiento. Por eso, el tronco cortado sobre el que se apoya la pierna derecha de David es esencial para el sostenimiento de la escultura.

Miguel Ángel también fue fiel al espíritu clásico y a su orden de valores, que situaba a los jóvenes atletas triunfadores en los Juegos Olímpicos en la cúspide de la sociedad. La juventud y la belleza eran virtudes tremendamente admiradas en Grecia y uno de los temas más habituales para los escultores, como son fiel reflejo El discóbolo de Mirón y El diadumeno de Policleto. Veintiún siglos después, el David es también exponente de esa tradición.

Por los cuerpos apolíneos y musculados se pueden distinguir las obras de Miguel Ángel; la explicación artística dice que es por su fidelidad a la Grecia clásica, la versión morbosa afirma que es reflejo de su tendencia a su homosexualidad, aunque esto último no se haya podido comprobar con toda certeza. Él sólo reconoció que se había “enamorado de la belleza”.

Al año siguiente, en mi segunda visita, me percaté de los esclavos inacabados, consciente ya de su existencia. Estas figuras que parece que intentan librarse del bloque de mármol sobre el que están tallados representan el triunfo del cristianismo sobre el resto de religiones, un mensaje que transmitió Miguel Ángel en la mayoría de sus obras.

Desde 1504, año en que fue concluido, David vio desde la Plaza de la Signoria el esplendor político, cultural y económico de Florencia, la ciudad que aportó a Miguel Ángel el dinero y la confianza para hacer la obra. En 1947 se sustituyó en esa plaza por una copia, que hoy es la que aguanta las inclemencias del tiempo y la humedad del río Arno.

Lugar: Galleria dell’Accademia

Dirección: Via Ricasoli 60, Florencia.

Horario: De martes a domingo de 8.15 a 18.50 horas. Lunes cerrado.

Tarifas: General 6,50 euros; 3,50 euros para ciudadanos de la Unión Europea menores de 26 años.

Anuncios

4 comentarios en “Homenaje al clasicismo”

  1. El viernes, charlando con un amigo estudiante de 4º de historia, me dijo que posiblemente la homosexualidad de Miguel Ángel influyó en el David. ¿Es cierto que estaba fascinado por el cuerpo masculino? ¿o la estética y la perfección en general? Un abrazo!

    1. Claro que es cierto, Ochoa. De hecho, ‘La frase de la semana’ es lo que pretende reflejar.
      Él era una persona muy, muy religiosa, y en sus poemas se lamentaba de que su pasión por la belleza masculina le llevara por unos derroteros que no son los más castos, digamos.
      Te pongo una cita de uno de sus poemas para que lo entiendas: “Si en mi juventud ya caí en la cuenta de que el esplendor de la belleza de la que me había enamorado debía, dirigiéndose al corazón, provocar una luminaria de inmortal tormento, cómo podría extinguir voluntariamente esa luminaria de mi mirada…”.
      El ‘David’ es un ejemplo de esa contradicción interna que expresa Miguel Ángel.

  2. Al leer tu artículo me siento otra vez en Florencia, pero en un siglo que probablemente no es el mio 🙂

    1. Gracias, Guio. Me alegro que te haya dado esa sensación, Florencia es una ciudad que nadie se puede perder. Quizás podría haber hecho un poco más de ‘background’ histórico y social, pero consideré que me iba del tema (no pretendo que sea una biografía sobre Miguel Ángel). De todas formas, si quieres saber más sobre esto pregúntamelo y te responderé en la medida de mis conocimientos. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s